FCE / Noticias

Estimados integrantes de la comunidad de la FCE:

Como algunos de ustedes sabrán, en marzo de 2021 le comuniqué al Consejo Directivo que había decidido no aspirar a ningún cargo de gestión al vencimiento de mi mandato como Decano. Desde ese momento mantuve un total silencio durante el proceso electoral, dado que no quería influir ni directa ni indirectamente en una decisión que corresponde a toda la comunidad. Solo me concentré en garantizar la participación electoral de todos en el contexto adverso de la pandemia. Hoy, con dicho proceso ya finalizado, quiero felicitar y desear la mayor de las suertes a las autoridades elegidas para el período 2022-2026, al mismo tiempo de acercar este mensaje a modo de breve rendición de cuentas para toda la comunidad de la FCE. 

En 2017 cuando realicé mi postulación a Decano consideré que, enfrentados al desafío conjunto de la acreditación de la principal carrera de grado y la necesaria readecuación de los Planes de Estudio, mi perfil académico podría ser de utilidad desde el rol de Decano. La mayoría de ustedes me apoyó y hoy podemos recordar con orgullo que todos juntos logramos esos objetivos. La carrera de Contador Público fue acreditada con el máximo plazo en la primera etapa casi sin recomendaciones y los nuevos Planes de Estudio fueron puestos en vigencia, con la aprobación unánime del Consejo Directivo, después de dos años de arduo trabajo abierto a la participación de todos. A finales de 2020, habiéndose salvado con éxito esa etapa y atravesando un momento personal y familiar diferente, consideré que ese mismo perfil académico que siempre me caracterizó, no era el más conveniente para volver a postularme al Decanato en el actual contexto político-institucional. Siempre sostuve que actuamos en gestión por períodos limitados, ya que en esencia somos docentes-investigadores, por lo que simplemente decidí volver plenamente a ese rol, en el que considero que puedo ser más útil a la institución.

En estos últimos años TODOS JUNTOS logramos, entre otros hechos y además de lo ya señalado, quince hitos específicos que me gustaría resaltar:

- Realización de las Jornadas de Economía Agraria y de Economía Crítica en nuestra sede, al mismo tiempo de postularnos para ser sede del encuentro 2023 de la Asociación Argentina de Economía Política.

- Iniciación de la primera cohorte de la Maestría en Economía Aplicada que se encuentra actualmente a punto de finalizar.

- Aprobación por parte de CONEAU de dos nuevas Maestrías: en Contabilidad y Auditoría y en Responsabilidad Social Organizacional a distancia. Ambas iniciarán su inscripción a finales de este año. Completamos así por primera vez desde el nacimiento de la Facultad, la deseada conjunción de Maestrías en Economía, Administración y Contabilidad en un mismo tiempo.

- Finalización exitosa de todos los procesos de acreditación de las carreras de posgrado, obteniéndose en todos los casos categorías iguales o superiores a las existentes y logrando en todas las Maestrías presentadas la categoría A. 

- Aprobación por Consejo Directivo de la propuesta de nuevo reglamento de Becas de Posgrado, que permite asignar recursos complementarios a los sistemas de Rectorado para la capacitación de nuestros docentes dentro y fuera de la Facultad a través de un proceso transparente. 

- Creación de un banco abierto de datos de docentes de la Facultad con formación de posgrado y en lenguas extranjeras disponible en la web como base de consulta, entre otros fines, para la selección de jurados y directores de tesis y trabajos finales. 

- Consolidación de las actividades de investigación apoyando a los Institutos de la Facultad y a través de la difusión nacional del concurso PREMIE para estudiantes de todas las Universidades públicas argentinas con el apoyo del Banco Credicoop.

- Creación del Centro sobre la Economía y el Trabajo Informal, único Centro actualmente vigente en la Facultad. 

- Sustanciación y/o convocatoria de más de una docena de concursos abiertos para  profesores titulares a cargo de cátedras. En todos ellos el Consejo Directivo aceptó la propuesta de que la totalidad de los jurados docentes sean externos a nuestra Facultad para brindarles mayor transparencia.

- Selección del Director de Carrera de Contador Público a través de un proceso de convocatoria abierta con evaluación externa, que culminó con la designación por el Consejo Directivo del primer director en la vida de la Facultad.

- Iniciación y puesta en marcha de la primera doble titulación de grado internacional de nuestra Facultad con universidades alemanas. 

- Aprobación para su puesta en marcha en 2022 de la primera carrera de grado compartida con otra Facultad de nuestra Universidad.

- Finalización de la primera etapa del cerramiento del 5to Piso de la Facultad. A pesar de las demoras generadas por la pandemia, la segunda etapa constructiva ya está en pleno desarrollo previéndose su culminación para Marzo 2022, con el apoyo de Rectorado. 

- Adquisición de más de un centenar de notebooks y equipamiento complementario que permiten que actualmente la Facultad pueda considerar la casi totalidad de sus aulas como “informáticas” y/o utilizarlas para un dictado “híbrido”.

- Diferenciación entre la figura de Decano y la de Presidente de la Cooperadora de la Facultad por primera vez en la historia de nuestra institución, permitiendo así que cada uno de estos entes sostenga su individualidad, sin perjuicio de su interacción permanente.

Un párrafo especial merece la pandemia que marcó la mitad de esta gestión. Ante ella, y junto con el resto de la Universidad, desarrollamos un sistema de educación de emergencia que permitió la continuidad posible de las funciones de la Universidad en un contexto adverso en permanente cambio. Este año hemos llevado adelante un ordenado retorno gradual a la presencialidad, que nos permitirá encontrarnos casi en una normalidad total al momento de la finalización de mi mandato.

Durante estos últimos cuatro años, bregué sin descanso por garantizar la participación equitativa de todos los integrantes de la comunidad de la FCE dentro de lo normado por el Estatuto de la UNL. Me sentí en la obligación de no diferenciar entre quienes apoyaron mi postulación y los que no lo hicieron. Tampoco hice diferencias entre los que facilitaron mi trabajo y aquellos que lo hicieron más difícil. Busqué honesta, pero quizás también ingenuamente, cumplir con mi obligación de ser el Decano de todos, más allá de las distintas visiones particulares.

Al dejar mi lugar, habré cumplido más de 20 años de actuación dentro de la gestión de nuestra FCE: primero como Consejero Directivo por los Profesores Adjuntos, luego por los Profesores Titulares, después como Vicedecano a cargo de la Secretaría Académica, y por último como Decano. En 2022, intentando un poco imitar a Cincinato, volveré con alegría a la plena actividad docente y de investigación que he desarrollado desde 1987.

Solo puedo agradecer a todos los que directa o indirectamente participaron en esta ruta. No corresponde mencionar nombres propios ya que son tantos que seguramente olvidaré a algunos. Muchísimas gracias a los que me ayudaron en mi trabajo, por hacerme más soportable la labor; pero también muchas gracias a los que pusieron piedras en mi camino, porque, a pesar de los dolores que me causaron, me obligaron a ser más fuerte aún, a redoblar mis esfuerzos y buscar nuevas vías para mantener las líneas que caracterizaron siempre mi actuación en la gestión universitaria.

Para finalizar, quiero repetir algo que siempre he señalado. Disfrutemos todos a pleno de estos momentos de regocijo para la Facultad y la Universidad. El final de mi mandato implicará al mismo tiempo la décima vez consecutiva en que autoridades elegidas regularmente en forma democrática, asumen y se comprometen para continuar coordinando las acciones de nuestra comunidad.

 

¡Muchas gracias a todos!

Dr. Sergio Miguel Hauque